Sabor agri-dulce

Este fin de semana nuestros jugadores del Infantil Masculino de Madi se enfrentaban cara a cara en una doble jornada en la que tenían que esforzarse al máximo para dar la talla en ambos partidos.

Tras el entrenamiento del jueves el equipo se dirigía a enfrentarse directamente contra La Salle. Los nervios y las ansias por ganar se palpaban, pues muchos de los jugadores de ambos equipos son amigos. El partido empezó con un dominio claro del equipo azul, pero nunca sacaban una ventaja clara sobre el equipo contrario. Rápidamente los amarillos de Deusto se pusieron las pilas y comenzaron a acercarse paulatinamente a un Madi que no conseguía conectar con el aro y flojeaba en defensa.

En el tercer cuarto parecía que ambos equipos querían ganar a toda costa, se notó que los niveles de ambos equipos eran similares y que la buena defensa sería la clave para ganar el partido.

El último cuarto iba a ser crucial pues tras el empate en el tercero es como si se restableciera el marcador. Los deustoarras empezaron con mucha fuerza con una ventaja de 4 puntos en el marcador, las canastas acertadas del equipo de madi los pusieron a dos puntos a falta de 20 segundos y manteniendo la posesión. La última posesión daría la victoria por dos puntos a La Salle.

El partido del Sábado contra Miribilla, a priori, parecía más complicado, pues se jugaba fuera y el equipo visitante llevaba tres días seguidos de basket. Esto fue notable en el primer cuarto donde el quinteto titular apenas tenía fuerza para correr, esto acompañado de un desacierto notorio en la pintura hicieron que el primer cuarto terminase con un resultado de escasa anotación. En el segundo cuarto se empezó a notar superioridad por el equipo de Madi con lo que se fue en el final de la primera mitad con una clara ventaja. Los de Miribilla no dejaban de luchar, pero es que el equipo azul no daba respiro al rival. La segunda mitad hubo un mayor acierto del equipo de Madi mientras que los de Miribilla se mantenían no muy acertados.

Este es el resumen de una jornada intensa con ese sabor de boca regular de haber perdido de dos el primer partido pero con ese alivio dada por la victoria del Sábado. Hay que seguir trabajando muchos aspectos, pues lo importante siempre es aprender y qué mejor manera que jugando a baloncesto.