La cara de sorpresa de algunos de los participantes más pequeños, al ver la corpulencia de algunos de sus monitores, ha arrancado las primeras sonrisas del campus Lasallebasket 2010. Enseguida se han distribuido los grupos, y los peques han quitado la ansiedad por hacer sus primeros tiros a canasta.

Los más pequeños, han arrancado con las clases de baile de Aitziber, y el resto, sin ninguna timidez con sus monitores, a disfrutar del basket a tope. Entre estos txikis, hay algunos ya «veteranos» en nuestros campus, y su exigencia, respecto a superar las expectativas es máxima, lo que nos anima a esforzarnos con nuevas sorpresas.

Durante el día, los jugadores han ido pasando por el gimnasio, para bailar con Aitziber, a la vez que mejoran su coordinación y agilidad. Los chavales han disfrutado del baile, y de ver a sus monitores sufriendo para poder seguir sus pasos. Las lentejas del mediodía excelentes, como la tortilla y las ensaladas.

Los que han elegido la opción con inglés, también han debutado con Rebecca. Seguro que para el viernes, notan la evolución. Respecto al basket, más de seis horas de trabajo en las canchas, divididos en seis sesiones, les han sabido a poco a los más animados. Mañana más.

Desde temprano, comenzaremos con los mismos grupos, con juegos deportivos para los más pequeños, y entrenamientos más específicos para los mayores. Por la tarde, algunos acudirán a visitar las instalaciones de la EITB, y el resto las verán el miércoles. El menú, parece elegido por el enlace sindical de los peques: arroz con tomate y albóndigas. Así que todo listo para otro día de cine.

Deja una respuesta