Hoy la mitad del campus, ha ido a visitar las instalaciones de la EITB. A las 15:30, y a las 12 del mediodía, han tenido en el gimnasio la clase de baile. Es la mejor manera de evitar el exceso de calor, pero la verdad es que aprieta. Los chavales, con la vitalidad que les sale por las orejas, y tras la comida, ha habido que pedirles que no jugaran más a fútbol bajo el sol, que descansaran. ¿Son máquinas?.

En la visita a la EITB, los peques han abrasado a nuestra anfitriona Goizane a preguntas, bueno, más bien a respuestas, ya que a las cuestiones en euskera, sobre cuántos trabajadores hay en la redacción, cuántos kilómetros de cableado en el edificio, o dónde va a ir el nuevo San Mamés, cada uno tenía su propia teoría. Se han portado muy bien, y las instalaciones, espectaculares; además de regalo un boli ¿qué más se puede pedir?.

Los que irán a la EITB mañana, han aprovechado para jugar un partido de fútbol 7 entre ellos; y luego como el Athletic en el Nou camp, a esquivar (o no) los aspersores. Todos han devorado el arroz con tomate y las albóndigas, y tras la comida, algunos han hecho talleres de manualidades con las monitoras del grupo Tandanakui.

Dado el tiempo que está haciendo, RECOMENDAMOS QUE TODOS LOS NIÑOS LLEVEN VISERA, y que a la mañana les deis protección solar, antes de venir.

 

Deja una respuesta