Esta semana nos tocaba enfrentarnos a la Ikastola San Fidel de Gernika, uno de los “gallos” de la categoría, y esta vez,  San Pedro recibió un poco de su «propia medicina».

El partido empezó muy intenso, con ambos equipos atacando y defendiendo al 100%, pero como se iba a ver durante todo el partido, los de Gernika empezaron a demostrar que saben jugar muy bien a este deporte.

SPA lo intentaba de todas las maneras en ataque, pero esta vez lo que falló fue la defensa. San Fidel conseguía tiros muy fáciles debajo del aro sin mucha dificultad, y aunque los locales no dejaron de intentarlo en ataque (con la intensidad de todos los partidos), no conseguían parar la ofensiva del contrario.

Además de eso, al final del partido se empezó a notar el cansancio por parte de los bilbaínos, ya que estos sólo contaban con cuatro recambios en la rotación.

Al final, llego la primera derrota de la temporada, pero aun así, debemos mirar la parte positiva del partido. Los jugadores  vieron que no todo será fácil durante la competición, y puede que esta lección de humildad ayude al equipo a tener más ganas de mejorar. Esperemos que esto se vea reflejado en el partido de vuelta en Gernika. Hay que recordar que ¡muchas veces se aprende más de las derrotas que de las victorias!

El siguiente partido será contra Astileku; otro equipo que está arriba en la tabla y que el año pasado nos hizo sudar la gota gorda. Puede ser una buena prueba para calibrar la mejora del equipo respecto a la temporada anterior.

Aupa SPA!!!